preloader image of the website

Parlasur: la elección de la que nadie habla y reparte 43 bancas

  • A Quien Voto
  • 5
  • Parlasur: la elección de la que nadie habla y reparte 43 bancas

FUENTE: CLARIN 

Elisa Carrió, Victoria Donda, Luis Brandoni, Roberto Baradel y Teresa Parodi entre los principales candidatos para ocupar bancas.

Después de 8 años -y tras la suspensión de la elección de 2019- vuelven a elegirse diputados para el Parlasur de manera directa. Es decir, en las urnas. Se reparten 43 bancas y los candidatos irán en el segundo pliego de la boleta nacional detrás de los candidatos a Presidente. La discusión por los costos y sus funciones, otra vez en el centro de la escena.

Tras amagar hasta último momento con una candidatura presidencial, Elisa Carrió encabeza la boleta nacional del Parlasur alineada a Horacio Rodríguez Larreta. Por la provincia de Buenos Aires presentan al diputado Waldo Wolf y por la Ciudad a la ministra de Educación, Soledad Acuña. Mientras que Patricia Bullrich lleva a nivel nacional al actor Luis Brandoni, al diputado psicólogo, escritor y analista político Federico Andahazi en la Ciudad y al intendente de Bahía Blanca, Hector Gay, por la Provincia.

Es un orgullo para nosotros que Luis Brandoni se incorpore a La Fuerza del Cambio como primer precandidato a diputado en el Parlasur. Él representará la fuerza de nuestra cultura ante los países de la región. pic.twitter.com/4FPjcLWDah

La boleta de Unión por la Patria nacional está encabezada por la cantante Teresa Parodi, quien fue ministra de Cultura de Cristina Kirchner. Le siguen el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, la ex titular del INADI Victoria Donda y en el puesto 14 , el gremialista docente Roberto Baradel. Por la Ciudad, el peronismo lleva al vice de Enacom y presidente del partido FORJA, Gustavo López y por la provincia al director de Vialidad y ex intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta.

Desprestigio e irregularidades

El Parlamento del Mercosur (Parlasur) se creó en 2005 con 18 miembros por país designados de forma indirecta: el propio Congreso proponía a diputados nacionales – los ligados a las comisiones de Recursos Exteriores y Mercosur- para que vayan y cumplan dobles funciones.

Pero a partir de 2009, por acuerdo político de los países, se fijó que sean electos por la ciudadanía mediante votación y que el número sea proporcional a la población de cada país: 43 para Argentina.

Pero nunca se consiguió que todos los países lo hagan. Solo Paraguay y Argentina, que los votó en 2015. Ese año, el FdT llevó entre los primeros lugares a Jorge Taiana, Agustín Rossi, Eduardo Valdes, y Milagro Sala, que nunca juró porque fue detenida. Por Juntos por el Cambio encabezaba la “lilita” Mariana Zuvic y segundo fue Fabián “Pepin” Rodríguez Simón, del PRO, actualmente prófugo de la Justicia, de quien piden la expulsión del cuerpo.

Los mandatos duran 4 años y cuando llegó el momento que renovaran, el gobierno de Mauricio Macri firmó una resolución junto a los cancilleres de Paraguay, Brasil y Uruguay estableciendo que hasta que todos los países no voten a sus miembros, el Parlasur volvería a funcionar con legisladores nacionales de cada país, como en el inicio.

La decisión se judicializó y la Cámara Electoral hizo lugar porque las elecciones del Parlasur están establecidas en el Código Electoral, pero no se llegó a realizar el comicio y el Congreso tampoco designó nunca a quiénes enviarían como miembros.

Por eso, la Mesa Directiva del Parlasur debió salvar la irregular situación y dispuso la prórroga de los mandatos de los argentinos para que no se paralice el órgano.

Especulaciones, costos y funciones

“Cuesta una fortuna mantener el gasto innecesario que significa generar un nuevo cuerpo de representantes en el Parlasur en cada elección”, planteó Macri en 2019, antes de firmar esa resolución.

Ese mismo argumento reflotó ahora. En abril, la diputada del PRO Silvia Lospennato pidió votar un proyecto que suspenda la elección. “Es un escándalo y necesitamos que la ciudadanía sepa que no podemos darnos el lujo en esta situación de la Argentina de seguir generando y financiando cargos”, planteó.

Señaló que se van a gastar “entre $ 3 mil millones y 5 mil millones en convocar a esta elección, más lo que le va a costar a este Parlamento sostener las dietas de 40 parlamentarios durante los próximos cuatro años” y que encima se trata de un “órgano consultivo”. “No van a poder legislar, van a hacer recomendaciones”, aseguró.

La diputada radical del Parlasur, Lilia Puig, publicó un artículo para contraponerla. “Resultan, por lo menos, sorprendentes las inexactitudes“, consideró. El texto plantea, entre otros puntos, que el Protocolo que firmó el gobierno de Macri no está vigente, que el Parlasur no es sólo un órgano consultivo y que las dietas no se cobran desde 2015.

En efecto, no cobran las dietas, solo viáticos para costear los viajes de tres días a Montevideo donde se reúnen y los paga jefatura de Gabinete. Sin embargo, hay presentaciones judiciales por los sueldos, la primera iniciada en 2016 por Alejandro Hernán Karlen, del entonces Frente para la Victoria, que está aún pendiente en la Corte Suprema. Si es favorable podría haber una catarata de reclamos similares.

Que Alberto Fernández incluyera esta categoría en el decreto de convocatoria de elecciones había despertado especulaciones de que como la boleta va segunda, al lado de los candidatos presidenciales, se nutra de renombres. Pero el oficialismo no uso grandes cartas, más bien saldo deudas con sectores que no encontraron lugares en las demás listas.

La dirigente de más peso que se postula es Carrió, quien juega fuerte para ayudar a traccionar a Larreta, aunque paradójicamente la líder de la Coalición Cívica viene presentando desde 2017 un proyecto para que los diputados del Parlasur vuelvan a elegirse indirectamente.

Qué hacen en el Parlasur

El cuerpo se reúne en Montevideo. En lo que va de este año tuvieron cuatro sesiones, una más que la Cámara de Diputados (257 legisladores) y dos más que el Senado (72 miembros) que solo sesionó una vez. “Todos con dietas mensuales por encima de los $600 mil por mes, pero de ese gasto no se quejan”, señala con ironía un legislador oficialista.

En el recinto no están agrupados por bloques de nacionalidades ni partidarios, sino por afinidad ideológica. Por ejemplo el bloque Progresista está compuesto por legisladores del kirchnerismo, del PT de Brasil, el Frente Amplio de Uruguay y venezolanos. En el bloque Integración se ubica Juntos por el Cambio, el partido Blanco de Uruguay, el Colorado de Paraguay u liberales. También en 2016 formaron parte venezolanos de la oposición que después no pudieron viajar más.

Hay mucho desconocimiento y poco respaldo al trabajo que se hace que es social, político y ciudadano. Trascendió por completo lo comercial. Se han diseñado protocolos de violencia, de trata, sobre problemas limítrofes, que hoy se aplican en los distintos países. El protocolo nacional del dengue y chikungunya, por ejemplo, se elevó desde Parlasur y fue tomado. Se controlan elecciones, la situación de Derechos Humanos”, señala en diálogo con Clarín, la diputada del Parlasur María Luisa Storani.

Compartir:

Últimas Noticias

+clic
||
+visitas
||
+clientes
Tu publicidad aquí